Primer Chakra: Qué es, funcionamiento y cómo equilibrarlo

Los chakras son pequeños vórtices de energía que se encuentran en nuestro cuerpo. Para que lo entendáis mejor, son pequeñas ruedas giratorias de energía situadas a lo largo de nuestra columna vertebral. Tenemos siete chakras principales conectados a nosotros en diferentes planos: físico, emocional, mental y espiritual, y van de abajo hacia arriba (empieza en el coxis y termina en la coronilla).

Hoy vamos a hablar del Primer chakra.
-Chakra raíz o base (Muladhara): Es de color rojo y se encuentra situado entre los genitales y el ano. Tiene que ver con la conexión a la tierra, con nuestra supervivencia y con sentirnos merecedores con lo que tenemos. Tiene relación con el mundo material, con las posesiones y con el dinero. Este chakra nos da la conexión con la tierra y la base de quiénes somos en este mundo, nos entrega nuestro sentido de identidad y de pertenencia.

Si tenemos la energía de este chakra bloqueada podrás sentir miedos profundos, un sentimiento de no encontrar tu lugar de pertenencia en este mundo y la sensación de estar estancado. También un sentimiento de seguridad o vivir con una ansiedad constante y con miedo a que algo malo suceda.

.Cuando este chakra se encuentra equilibrado y fluye bien, nos sentiremos seguros en la vida, y nos será más fácil vivir en el momento presente y conectar con lo que sucede a tu alrededor. También disfrutaremos de un sistema inmune y unos huesos fuertes y notaremos que nuestras necesidades terrenales, como la comida y el techo, están satisfechas

Cómo equilibrar el Primer Chrakra:

  • Asanas de yoga: posturas de pie y de equilibrio como Virabhadrasana (El Guerrero), Utkatasana (La Silla), Trikonasana (El Triángulo) o Vrikshasana (El Árbol). Al enraizar firmemente los pies en el suelo en estas posturas, conectamos con la energía de la tierra y estimulamos el suelo pélvico donde se sitúa el Muladhara chakra.
  • Pranayama: Bhastrika o respiración del fuelle. Siéntate en una postura cómoda con la espalda erguida y comienza a respirar profunda y conscientemente por la nariz. Después, inhala fuertemente con sonido y luego exhala también con fuerza, utilizando los músculos abdominales para soltar bien el aire. Deberías escuchar un sonido silbante y ruidoso. Puedes hacer 3 rondas de 10 respiraciones.
  • Meditaciones: meditación caminando. Da pasos lentos apoyando bien la planta de los pies y sintiendo la tierra bajo ellos. Puedes caminar en línea recta o en círculo, si puedes hacerlo sin zapatos mejor. Sé totalmente consciente de cada paso que das, de cómo se dobla la rodilla, levantas el pie del suelo, lo haces avanzar y lo vuelves a apoyar.
  • Afirmaciones: siéntate al borde de una silla con la espalda erguida y las plantas de los pies bien apoyadas en el suelo. Repite internamente: “Estoy exactamente donde necesito estar”. O bien: “La energía de la tierra me nutre”. O también: “Mi cuerpo me sostiene con su fuerza”.
  • Visualizaciones: Visualiza un vórtice de color rojo que empieza a girar lentamente al final de tu columna vertebral, de ahí sale una energía roja que recorre tus piernas y baja hasta el centro de la tierra. 
  • Otros: un baño caliente con aromas que estimule el sentido del olfato; un masaje o una sesión de reflexología podal. Repetir mentalmente en mantra LAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s