¿Qué significa Namasté y para qué se utiliza?

Para la gente que practique Yoga con frecuencia, la palabra ‘Namasté’ les sonará familiar. En cambio, para la gente que no lo practica esa palabra les sonará a… ¿sánscrito?

‘Namasté’ tiene muchos significados, si vamos al origen etimológico: “namas” significa algo parecido a ‘saludo’ o ‘reverencia’, y la raíz “nam” significaría ‘reverencia’ o ‘cortesía’, y el “te”, que sería ‘a ti’. Por lo que, la traducción literal sería: “ ‘yo te saludo’ o ‘me reverencio ante ti’.

Se utiliza de forma frecuente como saludo en la India y Nepal, pero en especial en la zona del Himalaya. Los hindúes usan esta palabra como forma de saludo y de despedida, pero también como muestra de respeto, para pedir permiso y para dar las gracias.

Namasté es una palabra de origen sánscrito por lo que su significado podría ser “lo divino dentro de mi saluda a lo divino dentro de ti”, o “El Espíritu dentro de mí honra y respecta al tuyo”. Hay que recalcar que las palabras “Espíritu” y “lo divino” no tienen ningún tipo de connotación religiosa, se refiere a nuestra esencia, a la esencia del ser. También se podría sustituir por alma o corazón.

La palabra Namasté simbolizaría la importancia de dejar a un lado nuestro ego, tener una actitud de humildad frente a la persona que tenemos delante y realizar un saludo desde el corazón.

Dicen que cuando el saludo Namaste se realiza desde la autenticidad del alma, se crea un vínculo o conexión genuina entre las dos personas, más allá de intereses, expectativas y roles sociales.

“Namasté”, normalmente, se utiliza acompañado de un mudra (gesto), en este caso juntaríamos las palmas de las manos, como si fuéramos a rezar, y las pondríamos en el centro de nuestro pecho y haríamos una pequeña inclinación con la cabeza mientras cerramos los ojos. Al realizar este gesto junto a la palabra Namasté estamos diciendo algo así cómo:  “La chispa divina que hay en mí reconoce la chispa divina que hay en ti”

También se puede hacer mediante la colocación de las manos juntas delante del tercer ojo (un poco más arriba de nuestro entrecejo) como forma de respeto.

Dicen que al juntar las manos cerca del chakra del corazón aumentamos el flujo de energía positiva, y al inclinar la cabeza y cerrar los ojos nuestra mente se centra en el flujo de tal energía que hace crecer el amor por los otros y la mente por un momento se rinde a favor del corazón.

SU USO EN YOGA

En Occidente es habitual terminar la práctica de Yoga pronunciando la palabra “Namasté”, en forma de despedida. Es cierto, que lo correcto sería usarla tanto al principio como al final de la clase. Pero, muchos instructores de yoga prefieren usarla al final de la clase porque es cuando nuestro cuerpo, mente y espíritu se encuentran más relajado y están más receptivos.

Namasté

Namaste_namaskar.jpg

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s