Cómo meditar en medio del caos

Durante el retiro de yoga al que asistí durante el mes de agosto la meditación se volvió una tarea (relativamente) sencilla. Rodeada de naturaleza, sin tener que ir a trabajar, comprar o hacer tareas domésticas, era muy fácil dejarse llevar y vaciar la mente de preocupaciones. Incienso, mantras y un entorno alejado de la civilización, así la mitad estaba hecho. Pero todos sabemos que eso no es lo que nos encontramos en nuestra vida diaria, así que, ¿cómo solucionamos este tema?

La realidad es que la meditación cobra sentido cuanto más caos hay a nuestro alrededor y, por lo tanto, en nuestro interior. Cuando tenemos mucho trabajo, poco tiempo, una lista interminable de cosas pendientes por hacer, dormimos poco, hay ruido… en cualquiera de estas situaciones, meditar se vuelve una necesidad si queremos conservar nuestro bienestar tanto físico como emocional. Lo que nos vamos a encontrar en el mundo “real” no es una sala con vistas bonitas, olor a incienso, música relajante y una esterilla esperándonos. Muchas personas me dicen que no tienen tiempo para relajarse o que no encuentran un lugar ideal para ello, puesto que tendemos a justificar nuestra falta de conexión o relajación por condiciones exteriores.

Sin embargo, la capacidad de conexión/meditación/relajación la tenemos en nuestro interior. La parte buena de esto es que da igual, absolutamente igual, lo que suceda a nuestro alrededor. La parte mala es que tenemos que hacer todo el trabajo nosotros, no podemos responsabilizar a nadie más por ello.

Desde que he vuelto del retiro de yoga apenas encuentro tiempo para sentarme a meditar o para hacer una práctica de yoga completa con tiempo suficiente para cada parte de ella y en un entorno adecuado.

Por eso me he dado cuenta de que las condiciones perfectas para meditar no existen, las tenemos que crear nosotros. He conseguido dedicar algo de tiempo todos los días a conectar conmigo misma, a analizar qué me está pasando y por qué me está pasando. A continuación te dejo algunas ideas para encontrar esos momentos para ti, sin importar qué suceda fuera.

Meditar no es dejar la mente en blanco con los ojos cerrados. O al menos no tiene por qué ser eso. Se trata de conectar contigo, de estar en el momento presente sin prestar atención a tus recuerdos o a tus planes. Sintiendo qué te ocurre, cómo te encuentras y cuidando tu respiración.

Ideas para encontrar esos momentos para ti:

  • Sin duda el mejor momento para conectar es por la mañana, antes de hacer nada más. Siéntate cinco minutos (o tres) y presta atención a tu respiración. Haz un chequeo de cómo te has despertado: quizás estés acelerado o espeso, simplemente toma conciencia y no te juzgues. A mí este ejercicio me ayuda a afrontar el día con más energía.
  • Aprovecha los desplazamientos para meditar. Si vas en coche (sin nadie más) aprovecha para poner una música que te ayude a conectar (yo utilizo mantras) y concéntrate en tu respiración. Presta atención al tacto del volante, del asiento, mira a tu alrededor y no pienses en nada más que eso. Si vas en transporte público, utiliza unos auriculares y haz lo mismo; incluso puedes cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración (esto lo probé el otro día en el metro y funcionó muy bien).
  • Si te encuentras con una situación complicada (quizás una discusión con alguien o una situación que te genera estrés) intenta “desaparecer” unos minutos. Puedes ir al aseo o salir fuera, según donde estés. Cierra los ojos, concéntrate en tu respiración y analiza qué sensaciones físicas estás experimentando: en el estómago, el pecho, la garganta o quizás la cabeza notarás cierto malestar. Concéntrate en ello y sigue respirando, verás como empieza a aflojar.
  • Antes de dormir, prueba a acostarte y colocar las manos sobre tu abdomen. Nota como tu abdomen se hincha cada vez que inhalas y se hunde cada vez que exhalas. Como si fuera una ola, simplemente concéntrate en esto y déjate llevar. Intenta dejar tus pensamientos ir conforme lleguen, sin juzgarlos y sin entrar en ellos. Imagina que estás bajando las revoluciones para preparar tu cuerpo antes de descansar; si tienes tensión en alguna parte de tu cuerpo, trata de aflojarla con tu respiración.
  • En mi caso, últimamente viajo bastante y esto, inevitablemente, causa estrés y desajustes tanto físicos como a nivel emocional/mental. Por eso intento aprovechar los momentos “tontos” como las esperas en aeropuertos o los viajes en avión para conectar. Sinceramente, es lo último que me apetece a veces porque estoy muy cansada y solamente miro el reloj para ver cuánto falta para llegar. Pero cuando me pongo a ello y consigo conectar, después todo se hace más sencillo.
  • Te animo a que tengas a mano una libreta y anotes sensaciones, reflexiones o bloqueos que puedas ir detectando. Te ayudará a ver tu evolución y escribir es otra forma de meditar. Cuando meditamos solemos ver las cosas desde una perspectiva mucho más clara y nítida, que después quizás se desvanece. Por eso es conveniente anotarlo en ese momento, para después poder volver a ello cuando lo necesites.


Para resumir, lo más importante es que no te juzgues ni te exijas demasiado. Meditar 3 minutos es tan efectivo como 30, si lo haces con conciencia. No esperes sentarte el primer día y dejar la mente en blanco, ojalá fuera tan fácil. Te vendrán multitud de pensamientos, quizá hasta te sientas abrumado.

Aprovecha para analizar cómo funciona tu mente, a qué velocidad va y qué tipo de pensamientos tienes. Como si fueras un mero espectador, sin interactuar con tus pensamientos, solamente observando.

“No conozco un mayor valor que el necesario para mirar dentro de uno mismo” Osho.

ENTRADA ESCRITA POR SARA CIBANAL ARCE
insta1 @FITLICIDAD

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s