Cómo aplicar el Mindfulness a tu rutina diaria

En los post anteriores hemos conocido la técnica mindfulness y los beneficios que puede aportar esta a tu vida. Bien, ahora que ya conoces todo lo que esta técnica puede hacer por ti ¿te gustaría aplicarla a tu rutina diaria?

Si has afirmado con la cabeza te dejo unos sencillos trucos para empezar a introducir la rutina de la atención plena en tu día a día. Recuerda que esto es un entrenamiento y que como todos los entrenamientos necesita tiempo y dedicación. No te frustres si los primeros días no logras conseguirlo, es lo más normal. Pero no tires la toalla, poco a poco lo irás normalizando e introduciéndolo en tu día a día.

Primero de todo recordamos que el mindfulness o atención plena es la capacidad de poner toda nuestra atención al momento presente y sin juzgar.

  1. Empieza con pequeñas cosas. Los pequeños hábitos son los que marcan la diferencia. Aplica la atención plena a actividades sencillas como lavarte los dientes, poner o tender la lavadora, lavar los platos, subir escaleras o hacer la compra, mientras que estás en el gimnasio o mientras que escuchas esa canción que tanto te gusta. 
    Al principio te vendrán mil y un pensamientos, pero no pasa nada, es normal, déjalos ir. No te juzgues ni sientas frustración por ello. Poco a poco y con la práctica verás como esos pensamientos van desapareciendo y vas logrando poner toda tu atención a esos pequeños hábitos.
  2. Medita, medita, medita. Meditar no es tumbarse y poner la mente en blanco. Meditar es ponerse en un sitio cómodo, con cinco minutos son suficientes, y conectar con tu cuerpo y tu respiración. Escuchar como el aire entra y sale de tu mente. En youtube tenéis meditaciones guiadas que para empezar os pueden ayudar mucho. También existen Apps de meditación muy buenas. Y lo mismo que he dicho arriba, al principio os vendrán muchos pensamientos pero todo es entrenamiento y concentración. No te deprimas ni te sientas mal contigo si los primeros días o las primeras semanas no logras concentrarte, todo es parte de un proceso.
  3. Identifica y reconoce tus sentimientos. Cuando lances juicios sobre algo o alguien pregúntate porqué. Toma conciencia de lo que sientes (alegría, enfado, tristeza, nerviosismo) e intenta explicarte a ti mismo porqué estás sintiendo eso.
  4. ¿Qué ves?, ¿Qué oyes?, ¿Qué sientes?, ¿Qué pensamientos pasan por tu mente? Es una forma de meditar. Pero esto puedes hacerlo en el trabajo, en el metro, andando por la calle…
    Párate un momento a analizar qué estás viendo (la pantalla del ordenador, la gente subiendo y bajando del metro, gente andando por la calle, un gran atasco, etc), ¿qué escuchas? (a mis compañeros tecleando en sus ordenadores, el claxon de los coches, el ruido de las vías del metro, una canción, etc), ¿qué pensamientos están pasando por tu mente? (yo controlo mis pensamientos o los tengo automáticos; soy consciente de lo que estoy pensando o por el contrario no paro de pensar en todo lo que quiero hacer dentro de una hora, mañana o pasado).

La atención plena o mindfulness es un entrenamiento de tu cerebro, si haces deporte todos los días y entrenas tu cuerpo ¿por qué no tu cerebro? Al principio te parecerá un mundo y que esto no es para ti, pero no te deprimas ni te sientas frustrado contigo mismo, con constancia y aplicando estos sencillos puntos a diarios conseguirás el control de tu mente antes de lo que crees. Puedes empezar a probar un par de semanas con el punto 1 y una vez que lo tengas dominados seguir con todos los demás.

Solo fluye y siente. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s