Guía básica para aprender a leer las etiquetas de los productos

Uno de los mayores problemas que se nos plantea actualmente es la importancia de  saber comer “comida real”. Actualmente, muchos productos que se presentan como “saludables” no lo son tanto. Solo tienes que fijarte un poco en la etiqueta para saber que es lo que realmente contiene ese producto que nos están vendiendo como “sano”.

Además de fijarnos en el valor nutricional (en mi caso, suelo fijarme en las grasas y los azúcares) tenemos que aprender a leer las etiquetas de cada producto. ¿Cómo se hace? Es muy sencillo, solo tienes que seguir estos pasos:

  • Ingredientes:  Aparecen en orden según la cantidad de contenga el producto, de mayor a menor presencia. Cuánto menos ingredientes tenga el producto que vamos a consumir, mejor. La comida real lleva pocos ingredientes y suelen ser fácil de entender.
    lentejas espeltaqueso
  • Si el ingredientes que vamos a consumir lleva emulgentes, edulcorantes ( aspartamos, sucralosa, acesulfamo potásico…), potenciadores del sabor (glutamato E-621, entre otros), aceites vegetales (palma, girasol, maíz…), azúcar ( no es lo mismo el azúcar añadido que el naturalmente presente), estabilizantes (otro aditivo alimenticio), espesantes (fécula de maíz) mejor volver a dejar el producto en el sitio en el que estaba.

  pavoCalabaza

cereales

  • Buenos procesados:
    – Legumbres en conserva: Garbanzos cocidos, alubias, judiones, habichuelas de bote… que estarían en el grupo de buenos procesados. Estos alimentos solo hay que lavarlos bien antes de consumirlos.
    judióngarbanzos-e1530699728902.jpegVerduras congeladas: Son una opción salvavidas cuando no tenemos mucho tiempo para cocinar. Siempre fijándose bien en que el producto no contenga ningún tipo de aceites vegetales. La fruta congelada también sería un procesado apto.
    parrillada

Light no es mejor

Que un producto contenga la etiqueta “light” no quiere decir que sea mejor, lo único que significa es que ese producto contiene, mínimo, un 30% de calorías menos que el producto original.

Pero, para reducir esa cantidad de calorías, suelen añadirle maltodextrina, almidón modificado, saborizantes, sucralosa, acesulfame K, sorbato de potasio, ácido láctico, ácido cítrico, simeticona, citrato de sodio, etc… Por lo tanto, tendremos una reducción de energía pero empeora la calidad del producto. Por ejemplo, los yogures; un yogur natural o griego siempre es mejor opción que un yogur edulcorado. 

Ingredientes de calidad antes que calorías 

A veces, nos obsesionamos más en las calorías que contenga el producto en vez de fijarnos en si el producto que vamos a consumir o que vamos a comprar contiene ingredientes de calidad, si el azúcar que presentar el producto es añadido o es natural, si las grasas que contiene son buenas o son saturadas, etc.

La próxima vez que hagáis la compra solo tenéis que acordaos de estos sencillos puntos para empezad a comprar alimentos de calidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s