Quiero ser vegetariano (pero no sé cómo)

¡Hola a todos!

Después de haber contado todos los mitos que hay sobre la dieta vegetariana y vegana, tengo esperanzas de que todavía haya algunos por ahí que se planteen elegir este tipo de alimentación (sea por la razón que sea).

Aunque no hay una única manera de hacerlo y cada persona es un mundo, creo que hay ciertos consejos que pueden servir a la mayoría:

  1. Analiza dónde estás: creo que este es un paso fundamental a seguir cuando se quiere introducir cualquier cambio en la dieta. No es lo mismo alimentarse a base de pescado a la plancha con verduras, que de entrecots con patatas. Por eso, cada uno debe ser consciente de cuál es su punto de partida. Si te apuntaras a un gimnasio después de años sin hacer nada, ¿irías a entrenar tres horas seguidas, siete días por semana? ¡Pues esto es lo mismo!
  2. Comienza progresivamente: el cuerpo necesita acostumbrarse, adaptarse a los cambios. Si quieres hacerlo de golpe, puede que le des un susto y sea más duro de lo que esperabas.Los pasos podrían ser más o menos así:
  • Introduce verduras en todas tus comidas.
  • Come fruta entre horas, para desayunar o cuando tengas hambre.
  • Intenta sustituir los alimentos procesados por alimentos reales.
  • Elimina la carne roja→ sustituye por carne blanca, pescado, legumbres, tofu, huevos, lácteos etc.
  • Elimina la carne blanca→ sustituye por pescado, lácteos, huevos, legumbres, tofu, etc.
  • Elimina el pescado→ sustituye por legumbres, lácteos, huevos, etc.
  • Para veganos, elimina los lácteos→ sustituye por tofu, tempe, soja texturizada, legumbres, etc.
  • Para veganos, elimina los huevos→ sustituye por tofu, tempe, soja texturizada, legumbres, etc.
  1. Escucha a tu cuerpo: No fuerces los cambios porque llevas muchos años haciendo las cosas de una forma y necesitas adaptarte a lo nuevo.
  2. Hazte a la idea de que te va a tocar aprender un poco de nutrición y (casi seguro) a cocinar.
  3. Búscale sentido a las sustituciones que hagas. Es decir, no sustituyas el pollo por pasta o el salmón por arroz. Tu ración de proteínas debe ser sustituida por otra pero de fuente vegetal (o huevos o lácteos si es tu caso) como legumbres, tofu, tempe o soja texturizada.
  4. Adapta tus “caprichos” al nuevo tipo de alimentación. Por ejemplo, si te vuelven loco las hamburguesas, puedes aprender una opción vegetal que te quite el “antojo”. O si te gustan los helados, opta por una opción vegetal. Si tu pasión son los embutidos, tienes también recetas y opciones vegetales que se pueden aproximar bastante.
  5. Sé consciente del cambio que vas a hacer. No pretendas imitar la comida omnívora y no te pases el día comparando el tofu con la ternera o las hamburguesas de lenteja con las de cerdo, porque lo único que conseguirás es frustrarte. En lugar de eso, descubre nuevos alimentos; nuevas recetas; nuevas combinaciones. ¡Innova! ¡Inventa! Vas a descubrir un mundo nuevo, te lo garantizo.
  6. Y el más importante: prepárate para las críticas. Porque ya sabes que TODO el mundo va a opinar sobre este cambio y te van a dar todo tipo de lecciones. Prepárate para ir a un restaurante y poder comer uno o dos platos con suerte; o para empezar a pedir combinaciones diferentes al camarero.

A parte de la opción de “Lunes sin carne” que contó Mariló en “¿Qué son los lunes sin carne?” hay varias alternativas para quien, por un motivo u otro, quiere empezar con la dieta vegetariana pero no quiere renunciar a las “delicias cárnicas”:

  • Ser vegetariano de lunes a viernes. Al fin y al cabo, nos cuesta menos seguir una rutina entre semana, así que puede ser una buena opción para empezar.
  • Introducir alimentos vegetarianos en tu dieta para sustituir la carne o el pescado. Es decir, si un día por semana comes tofu y otro soja texturizada, pues ya son dos días que puedes prescindir de proteína animal en una de tus comidas.
  • Haz cenas vegetarianas. Normalmente cenamos en casa (al menos entre semana) y si además somos de cenar ligero, es más fácil eliminar la proteína animal en este momento.
  • Prueba a ir a algún restaurante vegetariano (del que tengas buenas referencias). Allí te descubrirán un mundo de posibilidades que te ayudarán a motivarte.

Espero que os haya gustado esta guía rápida y simple para iniciarse en el vegetarianismo. En próximos post daré ideas de combinaciones y de cocina rápida para los que andan escasos de ideas o de tiempo.

¿Os animáis a probar? ¡Contadnos vuestra opinión!

Entrada escrita por Sara Cibanal Arce

insta1 @fitlicidad

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s