Ayuno intermitente: mi experiencia

Cuenta la leyenda que el ayuno intermitente es una de claves para gozar de una buena salud y que contiene numerosos beneficios para el organismo. El ayuno intermitente consiste en alternar periodos de ayuno y de comida. Hay varios tipos de ayuno: El 12/12, 16/8, ayuno 24h, ayuno 48 horas y el 5/2.

Beneficios:

  • Mejora nuestra sensibilidad a la insulina.
  • Nos ayuda a mejorar nuestra capacidad de autocontrol.
  • Nos enseña a comer con hambre y cuando lo necesitamos y no “porque nos toca”.
  • Facilita la pérdida de grasa corporal.
  • Si nos vamos a lo espiritual, el ayuno nos ayuda a conectar mejor con nuestra esencia y ser interior.
  • Está avalado por la ciencia.

Mi experiencia:

Yo opté por el ayuno 16/8, consiste en 16 horas ayunando (recuerda que pasas una media de 8 horas durmiendo) y un espacio de 8 horas en la que realizas dos-tres comidas donde ingieres las calorías necesarias para tu organismo. En mi caso, hacía la primera comida sobre las 13:30h y cenaba sobre las 21h.

Semana 1: La más caótica. Se me juntaron varios evento por la tarde y me tocó hacer malabares, pero pude solucionarlos sin problema.

Lunes:

Acostumbrada a pegarme unos desayunos de auténtica campeona me levanté poco convencida de lo que iba a hacer pero, sorprendentemente, no me costó nada aguantar hasta la hora de comer. Lo único que ingerí antes de la comida fue mi té matcha para llenarme de energía.

Para comer, al ser lunes sin carne, opté por:

  • 200 gramos de alubias con seitán y queso fresco de cabra.
  • Plátano + ciruela con crema de cacahuete.

*Nota: en esa comida están las calorías equivalentes al desayuno + comida. No hay déficit calórico en ningún momento.

Después, fui a entrenar y me sentí bastante bien, no noté diferencia entre los días que había realizado desayuno y comida y el día de hoy.

Sobre las 21h empecé a cenar. El menú fue:

  • Puré de calabaza y calabacín
  • Tortilla de claras con un huevo y levadura nutricional
  • Tomate
  • Kéfir con chía y fresas y una onza de chocolate 100%.

Las sensaciones la mañana siguiente fueron bastante buenas, si es cierto que me desperté con un poco de hambre pero es lo normal hasta que el cuerpo se habitúe a los nuevos patrones alimenticios.

Martes:

Como decía anteriormente, me desperté con un poco de hambre, pero en cuanto me puse a hacer cosas y me preparé mi té matcha esa sensación de estómago vacío desapareció. Aunque decidí aumentar un poco más la cantidad de comida, ya que por la noche, si es cierto, me quedé un poco corta.

Comida:

  • Espaguetis integrales con boloñesa vegana (soja texturizada + zanahoria + cebolla + tomate) y levadura nutricional.
  • Plátano con crema de cacahuete

(Entrenamiento)

Cena: A las 20:30 tenía que ir al teatro y sabía que no iba a llegar a casa hasta las 00h, decidí hacer la cena a las 19h.

  • Puré de calabaza
  • Tofu ahumado
  • Hummus
  • Kéfir con fruta y chocolate negro.

Miércoles:

Al haber hecho la última comida a las 19h, y al no tener el cuerpo acostumbrado del todo al ayuno discontinuo, a las 12 de la mañana estaba famélica. Decidí tomar un pequeño desayuno (tostadas + aguacate y pimentón) e irme a entrenar.

Comida:

  • 80 gramos de arroz con tofu especiado.
  • Tomate frito casero
  • Fruta

Cena: Tenía otro evento por la tarde, así que me volvió a tocar cenar a las 19h.

  • Puré de calabaza
  • Tortilla de huevo y cuatro claras
  • Vainas de soja verde (Mercadona)

A las 23h, cuándo llegué a casa, me tomé un kéfir con frutas porque al día siguiente tenía que entrenar a las 10 AM.

Jueves: 

Este día tenía una prueba de fuego, era el primer día que iba a entrenar en ayunas, las sensaciones fueron bastante buenas. Hice un trabajo de fuerza y, sorprendentemente, no sentí hambre en ningún momento ni sensación de flaqueo. Lo único que tomé antes de entrenar fue un café solo.

(Entrenamiento)

Comida:

  •  Boniato + dos patatas + salmón al horno.
  • Plátano con crema de cacahuete

Cena: Me volvió a tocar cenar a las 19h.

  • Puré de calabaza (el último de mi congelador y de la temporada) con levadura nutricional
  • Hamburguesa de remolacha (LIDL)
  • Kéfir con kiwi y fresas.

Viernes: Por fin todo volvió a la normalidad.

Comida:

  • Garbazos + cebolla + pimiento (todo a la plancha)
  • Aguacate
  • Huevo a la plancha
  • Gazpacho (sin pepino)
  • Fruta

(Entrenamiento)

Cena:

  • Tomate trinchado con orégano
  • Atún al natural
  • Huevo
  • Alcachofas a la plancha
  • Kéfir con fruta.

Sábado:

Entrené por la mañana (fuerza más cardio). Este día iba a comer fuera, teníamos la reserva a las 14:30, así que sobre las 12:30 me comí un plátano y un batido de proteínas porque sino iba a llegar demasiado hambrienta a la comida. Este día opté por hacer una comida fuerte y ayunar hasta el día siguiente (aunque luego por la tarde, sobre las 20h me comí dos mini arepas de tomate y queso).

Domingo:

Por la mañana me fui a disfrutar del sol mientras andaba. A eso de las 14h empecé a hacerme la comida.

Comida:

  • Gazpacho con huevo, tacos de jamón y levadura nutricional
  • Vainas de soja verde
  • Ensalada de frutas (todas las que pillé en la nevera)

Cena:

  • Tomate trinchado con huevos revueltos
  • Kéfir con frutas

Sensaciones:

Las sensaciones han sido bastante buenas, he aprendido a controlar el hambre y estoy aprendiendo a comer cuando de verdad tengo ganas y mi cuerpo me lo pide y no comer por comer. Antes era una persona que cada dos-tres horas tenía que comer, si no lo hacía me sentía débil, sin fuerza, me entraban dolores de cabeza y me ponía de mal humor pero esta semana he aprendido a controlar mi mente y dejar de pensar las 24 horas en comida. Por eso, he decidido probar con el ayuno intermitente una semana más ¿Queréis que os cuente sensaciones y los cambios que veo en mi cuerpo? ¡Os leo!

 

4 comentarios

    • A mi me pasaba lo mismo, tenía el cuerpo acostumbrado a comer cada 2-3 horas y muchas veces me despertaba el hambre. Es cuestión de reeducar al cuerpo y acostumbrarle a comer cuando tiene hambre. Llevo haciéndolo dos semanas y la verdad es que me está funcionando bien en el tema de controlar el hambre y darle descanso a mi mente no pensando todo el día en las comidas del día o del día siguiente.

      Me gusta

    • Completamente, la noche de antes de empezar me pensaba que iba a ser un mundo, pero no me está costando nada. Incluso entreno por la mañana sin desayunar y me siento bien. Ya me contarás qué tal te funciona y si conseguimos averiguar si es cierto lo de bajar grasa o no jajaj

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s