Cómo elegir bien el yoga para no desmotivarte en la primera clase

¡Buenos días! Hoy traigo un tema que a mí personalmente me traía de cabeza cada vez que quería empezar a hacer yoga: ¿qué tipo de yoga necesito? Aunque es cierto que cada maestro es un mundo, sí que es más probable que aciertes si sabes qué variante de yoga es la que más de acerca a lo que estás buscando.

Dentro de los tipos de yoga más comunes, voy a clasificarlos de más fitness a más espiritual para que sea más sencillo de entender. La explicación está pensada para una persona muy amateur por lo que si algún yogui está leyendo esto, probablemente la vea demasiado superficial.

  • Vinyasa/flow yoga: este tipo de yoga es el más “duro” puesto que las asanas o posturas se suceden sin cesar, controlando la respiración en todo momento. Con este tipo de yoga podemos adquirir una forma física muy alta y las clases nos resultarán duras a nivel físico. Personalmente, es un estilo que me encanta porque requiere tanta concentración para seguir la práctica que la mente tiene más dificultades en pensar en otras cosas. Si lo que buscas con el yoga es ponerte en forma, mejorar tu flexibilidad y la parte mental es la que menos te preocupa, este es tu tipo de yoga. Además se trabaja la fuerza, la flexibilidad y la capacidad pulmonar. Aquí tenéis un ejemplo: https://www.youtube.com/watch?v=lMWOrDH694c&t=753s&index=2&list=PLNDgDkVeOVBK1QeylMqsy972mesfU6Ojv 
  • Acroyoga: esta variante no es tan común en los estudios de yoga; se trata básicamente de realizar asanas en pareja potenciando la fuerza y el equilibrio. Quizá es tu tipo de yoga si vas buscando trabajar con otra persona o te gustan los retos. https://www.youtube.com/watch?v=eHsraMgYcYk 
  • Hot yoga (Bikram): se practica en una habitación a 40º durante 90 minutos. Suena un poco loco dicho así, pero la justificación es la alta cantidad de toxinas que se pueden eliminar y el aumento de la concentración mediante un control más exhaustivo de la respiración. Solamente se realizan 26 posturas dos veces y son siempre las mismas. Personalmente, aunque solo estuve 3 meses realizando esta actividad, creo que me resulta demasiado monótona una vez que tengo cogida la rutina. Además, el calor tan intenso, pese a que al final me acostumbré, no me resultaba placentero en ningún aspecto. No obstante, es una variante muy exigente que puede ser interesante para personas con una buena capacidad física.
  • Hatha yoga: sin duda, el más común en nuestro país y el que se sitúa a medio camino entre físico y mental. Actualmente es el tipo de yoga que yo practico y lo que me ha cautivado es el enfoque en la parte más espiritual sin perder la mejora física. Se combina la meditación, las respiraciones guiadas o pranayama con las asanas. Ojo que en muchos gimnasios ofrecen yoga (suele ser este tipo) pero la mayor parte de las veces se limitan a realizar asanas sin prestar mucha atención a la parte mental-espiritual del asunto. Si encuentras un buen estudio que te dé confianza, es un estilo de yoga adecuado para iniciarse si buscas relajarte y conectar contigo mismo para tener un poco de paz en el caos diario en el que vivimos. 
  • Yoga Nidra o sueño consciente: es una variante en la que no nos movemos y el profesor va realizando una meditación guiada durante 45 minutos. He probado solamente una vez pero sin duda repetiré ya que han sido 45 minutos que me he regalado a mí misma. Es importante conectar un poco con nuestro interior y aislarnos de todo lo demás. Eso sí, si eres de sueño fácil quizás no es tu estilo!
  • Kundalini yoga: no recomendado para los que consideréis que “la espiritualidad no es lo mío”. Es el tipo de yoga más tradicional y que más se aproxima al yoga de la India. Incluye cántico de mantras, coordinación de la respiración y el movimiento, así como asanas. Personalmente, mi primer encuentro con este tipo de yoga fue un poco traumático porque no sabía dónde me metía y me encontré rodeada de gente “rara” cantando en ¿sánscrito? En fin, salí huyendo. Sin embargo, mi profesora incluye ciertos aspectos de kundalini como el cántico de mantras y me resulta muy placentero. Otro día escribiré un poco más sobre esto.

Resumiendo, muchos tipos de yoga, muchos tipos de profesores y muchos tipos de usuarios. ¿Te sientes identificado con algún estilo de yoga en concreto? Es cuestión de probar y al final acertarás. ¡Te garantizo que hay yoga para todo el mundo!

Entrada escrita por Sara Cibanal Arce. 

insta1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s