Conoce tus chakras y como equilibrarlos

“¿Chakras?¿Eso qué es? Me suena a chino”.  Los chakras son pequeños vórtices de energía que se encuentran en nuestro cuerpo. Para que lo entendáis mejor, son pequeñas ruedas giratorias de energía situadas a lo largo de nuestra columna vertebral.

Tenemos siete chakras principales conectados a nosotros en diferentes planos: físico, emocional, mental y espiritual, y van de abajo hacia arriba (empieza en el coxis y termina en la coronilla).

Son los siguientes:

  • Primer chakra.
    Chakra raíz o base: Es de color rojo y se encuentra situado entre los genitales y el ano. Tiene que ver con la conexión a la tierra, con nuestra supervivencia y con sentirnos merecedores con lo que tenemos. Tiene relación con el mundo material, con las posesiones y con el dinero.
  • Segundo chakra.
    Chakra sexual. 
    Es de color naranja y está situado por debajo del ombligo. Tiene relación con nuestra creatividad y sexualidad, con nuestra autoestima. Si nos sentimos merecedores de sentir y dar placer, de si reprimimos nuestra sexualidad, el no mostrar algo nuestro por miedo al qué dirán los demás. En relación con el sexo tiene que ver con cómo nos desenvolvemos en ese aspecto, de si nos sentimos merecedores de sentir placer o si tenemos miedo a disfrutar. Tiene que ver con la autoestima y la forma de vernos a nosotros mismos.
  • Tercer chakra.
    Chakra del plexo solar.
     
    Color amarillo. Es el de poder interior y está situado en nuestro plexo solar ( la zona que rodea el ombligo). Tiene que ver con la confianza en nosotros mismos y con el sentirse capaces de cualquier cosa. Tener decisión.
  • Cuarto chakra.
    Chakra del corazón. 
    Es de color verde, pero también se usan cuarzos de color rosa para activarlo. Se encuentra en el corazón. Tiene que ver con el amor, nuestra capacidad de amar y la forma con la que nos relacionamos con los demás. Si actuamos de forma amorosa o, en cambio, nos ponemos escudos.
  • Quinto chakra.
    Chakra de la garganta. 
    Es de color azul y está situado en nuestra garganta. Tiene que ver con la comunicación y la forma en la que nos expresamos. Si nos callamos cosas que realmente queremos decir por miedo a la reacción con los demás o, si en cambio, decimos mentiras de forma habitual el chakra se cerrará. En cambio, si expresamos nuestra verdad mantendremos este vórtice girando.
  • Sexto chakra.
    Chakra del tercer ojo. De color violeta está situado en nuestro entrecejo y nos conecta con nosotros mismos y nuestra intuición.
  • Séptimo chakra.
    Chakra Corona: Situado en la coronilla. Es nuestra unión con el Universo y el mundo espiritual. Nos une a nuestro Yo más elevado.

¿Cómo equilibrarlos?

Equilibrar tus chakras y que la energía vuelva a fluir completa por todo tu cuerpo es más fácil de lo que parece. Se puede conseguir con estos ejercicios:

  • Meditaciones: Lo mejor es una meditación guiada. Hay numerosas en youtube (si pinchas te lleva directamente a todas las que hay). Puedes elegir una meditación para un chakra en concreto o hacer un equilibrio general. Lo correcto, para que sea más efectivo, sería coger una meditación concreta y realizarla durante toda la semana.
  • Piedras o cristales. Sus propiedades son la activación de los chakras y potenciar su energía.
    Chakra raíz:  piedras de color rojo. Jaspe rojo, rubí, ágata. También podría servirnos la turmalina, ya que ayuda a transformar energías negativas.
    Chakra sacro: piedras de color naranja. Cornalina, piedra de luna, calcita naranja.
    Chakra plexo solar: Color amarillo. Ojo de tigre, citrino, pirita, ámbar, aventurina amarilla, topacio amarillo.
    Chakra del corazón: color verde y rosa. Cuarzo rosa, jade, esmeralda, ágata verde.
    Chakra garganta: color azul. lapislázuli, turquesa, aguamarina.
    Chakra tercer ojo: color violeta. Amatista, fluorita púrpura, sodalita.
    – Chakra corona: color blanco transparente. Selenita, cuarzo cristal, cuarzo transparente, amatista, selenita diamante.
  • Visualizaciones: En mi opinión, el más sencillo. Nos relajamos en la cama y empezamos a visualizar nuestros chakras. Empezamos de abajo hacia arriba, por el chakra raíz y lo imaginamos como si fuera una gran flor roja muy luminosa que empieza a girar en dirección a las manecillas del reloj (con un par de minutos es suficiente).
    Después, pasamos al chakra sexual, donde imaginaremos una flor naranja que gira y gira sin parar.
    Ahora vamos a por el chakra del plexo solar, regido por una flor amarilla.
    Pasamos al corazón, visualizaremos una gran flor verde brillante.
    Para activar el chakra de la garganta imaginaremos una flor de color azul.
    Para el chakra del tercer ojo situaremos una flor violeta a la altura del entrecejo que empieza a girar siguiendo el curso de las manecillas del reloj.
    Por último, el turno del chakra corona, el que nos conecta con el mundo espiritual y con nuestro ‘Yo Superior’. visualizaremos un rayo de luz blanca brillante que entra por nuestra coronilla e invade todo nuestro cuerpo.
  • Yoga: La práctica del yoga y de algunas de sus posturas ayudan al equilibrio y la activación de los siete chakras.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s